Bruno, el Perro que superó el Distemper

Si haz llegado a este blog lo más probable es que estés buscando información acerca del Distemper, Moquillo o como se llame. Imagino que debes estar con bastante dudas en tu cabeza y haz buscado y leído  un montón de sitios con información al respecto, pero lo más probable es que tengas una pregunta que prima por sobre todas las demás:

¿Existe alguna cura para el Distemper?

Afortunadamente en nuestro caso sí logramos ganarle al Distemper, así es, leíste bien, ¡el Distemper SI tiene cura!

Y lo más probable es que si sigues el tratamiento que recomendamos, tu mascota también se pueda curar.

Podría escribir directamente la solución, pero me siento con el deber de inmortalizar la historia de nuestro gran animal en este documento, ya entenderán el porque…

Esto sucedió hace solo unos meses, pero la cantidad de experiencias vividas fue enorme.

El Encuentro

Fue un Domingo de Febrero por la mañana, un típico día de verano de Santiago, un sol radiante y un viento agradable se sentía a esa hora matinal.

Íbamos caminando con mi novia por las calles de Recoleta para ir a comprar comida a La Vega, fue en ese corto trayecto cuando lo vimos por primera vez…

En dirección contraria a la nuestra, vimos pasar un perro de raza Basset Hound caminando muy contento junto a dos niños. No es común ver ese tipo de perros por lo que nos llamó bastante la atención, de hecho por ese tiempo ni siquiera sabía el nombre de esa raza, solo los conocía por los anuncios de Hush Puppies.

¡Mira un Hush Puppie!

Hicimos un par de comentarios acerca de lo simpático que se veía ese perro largo de patas cortas mientras intentaba arrebatar algo de helado a esos niños y continuamos con nuestra rutina para hacer la compras de la semana, jamás pensamos en todas las cosas que viviríamos junto a ese animal.

Como una hora después, al regresar a casa con la compras, sucedió algo que hasta el día de hoy nos cuestionamos las cosas del azar o del destino…

¡Estaba sentado frente a nuestra casa!

El estaba ahí, solo, sentado en el piso en la vereda del frente, le hicimos unos gestos y el perro se acerco a nosotros.

Luego de recibirlo y acariciarle un poco el lomo, pudimos percatarnos  del real y lamentable estado en el que se encontraba este pobre animal.

Lo primero que me llamo la atención es que tosía bastante, ahí entendí el porque le llaman “tos de perro”, era una tos muy áspera y desgarradora, . Viéndolo más en detalle notamos que tenia su nariz seca, con mucha mucosidad y lagañas en sus ojos. También estaba muy desnutrido, tenia todas las costillas muy marcadas, quizás cuantos días llevaba sin comer.

2013-02-03 12.40.39

Hola, ¿Podrían ayudarme por favor?

Mi novia no lo pensó dos veces, había que hacer algo por ese animal, le trajo una fuente con comida y agua, y decidió que se quedaba con nosotros.

Descubriendo la enfermedad

Inmediatamente llevamos al veterinario a nuestro nuevo miembro de la familia: Bruno.

Le contamos la corta historia que teníamos con Bruno a la doctora, y luego de observar los síntomas que tenia decidió tratarlo por “tos de la perrera”.

Nos receto unos antibióticos y luego de unas semanas debería sentirse mejor.

Confiamos en que así sería, pero aproximadamente una semana y media después de seguir con el tratamiento notábamos que los síntomas de Bruno no mejoraban demasiado, la tos continuaba y a veces arrastraba el trasero por el piso.

Decidimos volver al veterinario para que re evaluara el diagnostico inicial.

Ahi es donde por primera vez escuchamos la palabra Distemper.

Nos dijo que existen casos de perros que inician con síntomas de tos de la perrera pero que pueden tener distemper, más sobre todo si se relaciona con movimientos involuntarios de cuerpo como la caída del trasero al piso.

No era oficial el diagnostico, pero existía la posibilidad de que Bruno tuviese esa enfermedad. Decidimos hacerle un examen de sangre para confirmarlo.

Hasta ese momento yo no sabia mucho acerca de esa enfermedad, pero buscando por Internet nos dimos cuenta de lo grave y contagiosa que era. Estábamos muy asustados, por la vida de Bruno y porque en casa teníamos dos perros más que pudieron haberse contagiado.

Yo creo que si llegaste a este sitio también haz leído acerca de enfermedad y entenderás lo desalentadora que es la información publicada, pero tranquilo que es posible solucionarla.

Examenes

Las probabilidades de que fuese Distemper eran bajas y durante esos días que esperábamos los resultados la tos de Bruno había disminuido bastante, estábamos muy confiados en que se recuperaría pronto.

Cada vez Bruno mostraba su personalidad alegre y la fuerza que tenía, le gustaba correr y jugar bastante.

Me siento mejor ¿Quieres jugar conmigo?

Me siento mejor ¿Quieres jugar conmigo?

Fuimos a ver a la veterinaria para conocer los resultados, pero lamentablemente nuestra confianza se derrumbo frente a la noticia que recibimos.

Bruno tenía Distemper.

Resultado: Virus Distemper positivo.

Resultado: Virus Distemper positivo.

Tratamiento

Si hay una parte de esta historia que es clave para ayudarte a ti y a tu mascota con esta enfermedad es de aqui en adelante, así que pon mucha atención.

El tratamiento convencional para tratar el Distemper no sirve.

No quiero adentrar mucho en temas biologicos y farmacologicos, pero creo que servira para explicar mejor el tema.

El Distemper es un virus, el cual puede atacar el sistema respiratorio, el digestivo o el sistema nervioso. Es por eso que una tos de la perrera puede ser confundida, como en nuestro caso.

El tratamiento convencional para distemper consiste en la aplicación de corticoides y AINEs (Anti-inflamatorios no esteroidales). Ese tratamientos puede ayudar bastante a mitigar los síntomas de la enfermedad, pero en ningún caso va a eliminar el virus del cuerpo del animal, incluso puede hacer que se propague más fácil a otros sistemas del perro.

Con ese tratamiento estamos atacando los síntomas, pero no la enfermedad. Leí muchos casos en donde los dueños se alegraban de las tremendas mejorías que mostraban sus mascotas para luego unas semanas más tardes anunciar tristemente que su animal había muerto. Trataron los síntomas no la enfermedad.

Vuelvo a repetir, el tratamiento tradicional NO sirve. Tu mascota sufrirá menos, pero lo más probables es que no derrote al Distemper.

¿Que es lo que hay que hacer entonces?

Como una abejas puede curar a tu perro

Por fortuna logramos encontrar el tremendo trabajo de investigación del Medico veterinario Dr. Sergio De La Torre.

En sus documentos Sergio cuenta como anecdota como uno de sus perros luego de ser picado por varias abejas mejoro notablemente la enfermedad, llegando a curarse completamente.

¿Tienes que llevar a tu perro a que sea picado por abejas?

No necesariamente, pero el principio será el mismo.

Al ser picado por una abeja el cuerpo libera histamina, una reacción natural del sistema inmune como protección frente a invasores externos, en este caso veneno de abeja.

El descubrimiento interesante que hizo este doctor es que una alta dosis de histamina tiene efectos antivirales, es decir, subimos la histamina y eliminamos el virus del distemper.

El tratamiento que sigue recomienda el doctor De la Torre es en base a un fármaco llamado Oxitetraciclina, el cual produce una reacción histaminica en el cuerpo del animal.

Les recomiendo que entren al sitio del Dr. de la Torre y se lean todas sus investigaciones y resultados.

Resultados

Debemos agradecer a la apertura de mente de nuestra veterinaria que luego de leer las recomendaciones de Sergio comenzó de inmediato el tratamiento con Oxitetraciclina.

Cada pinchazo era doloroso para Bruno y luego le crecía un tremendo globo, tal cual como si una abeja le hubiese picado.

Tengo chichones en mis costados.

Tengo chichones en mis costados.

Lo llevamos a vacunar cada tres días en cinco oportunidades, el progreso fue increible. Al las dos semanas ya no tenía signos de la enfermedad y estaba más activo y energético que nunca.

Fue un mes muy sacrificado, con idas y venidas al veterinario, noches desvelados pensando en la enfermedad, horoas y días dedicados a investigar pero finalmento pudimos decir:

¡Bruno superó el Distemper!

Hola, aquí estoy sano junto a mi amigo Wilo

Hola, aquí estoy sano junto a mi amigo Wilo

Anuncios
Estándar